Nuevos Tiempos. 

En los tiempos que corren se habla frecuentemente de las relaciones, de los vínculos, de la dificultad para seguir en contacto con los nuestros cuando se impone la distancia para mantenernos seguros. Quizás sean estas circunstancias especiales un escenario idóneo para pararnos a pensar y a repensar el sentido y el impacto de los vínculos dentro de nuestro psiquismo. Pues el vínculo es el lazo emocional que nos une a otros, que nos hace sentirnos conectados y que pertenecemos a un grupo, que estamos acompañados. Ese vínculo no es repentino, si no que se va gestando lentamente y encuentra su base en la relación que se establece con la figura principal que nos aporta cuidados y afecto, denominándose apego. Y cuando esa relación se basa en la estabilidad, la seguridad y el cariño, se desarrolla un apego seguro, el cual permitirá construir unas relaciones sociales satisfactorias, así como enfrentarse al mundo con confianza.

Cuando nos enfrentamos a situaciones complejas, como puede ser esta situación de pandemia, el mundo externo se vuelve incierto, confuso y nuestro mundo interno se tambalea, pero si contamos con unas bases sólidas de apego, hacerle frente a este “seísmo emocional” será más llevadero.

Si quiere ampliar información, puede solicitar cita previa y una primera consulta gratuita a través del teléfono o WhtasApp en el número 622 153 500.